Definición.

El nombre de Azúcar invertido hace referencia a la disgregación, a través de un proceso de hidrólisis, de la sacarosa en glucosa y fructosa.

Usos.

La consistencia que se obtiene es similar a un almíbar y su utilización es muy frecuente en el mundo de la repostería ya que entre sus propiedades está que no se cristaliza (lo que la hace ideal para helados y sorbetes), que tiene un gran poder edulcorante y que mantiene mejor que el azúcar la humedad de las masas.

Elaboración.

Para su elaboración sólo es necesario azúcar, agua y ácido cítrico y puede conservarse en cualquier despensa en un tarro de cristal hermético.