Definición.

Este término proviene del francés y quiere decir, literalmente, «puesto en el lugar».

En la cocina se traduce en recopilar todos los ingredientes que van a formar parte de una receta, trocearlos si fuese necesario y disponerlos con los pesos o medidas para elaborarlas, de modo que sea más fácil y ágil su elaboración.

Información.

Esta forma de adelantar la recopilación de los ingredientes resulta casi de uso obligatorio en las cocinas profesionales donde el tiempo y la precisión son pilares fundamentales para el buen rendimiento de los profesionales que las conforman.